Comer según el grupo sanguíneo

Comer según el grupo sanguíneo – brevemente

Este artículo se refiere a dos libros:

Tu tipo de sangre es genético, pero tus genes no son tu destino. En otras palabras, no eres víctima de tus genes.

La alimentación según el tipo de sangre solo examina el tipo de sangre ABO (O, A, B o AB). No tiene en cuenta el factor Rhesus (positivo o negativo). Si no conoces tu grupo sanguíneo, pregunta a tu médico. Si donas sangre, te dirán tu tipo de sangre. En algunos países, como España, las farmacias pueden analizarte y decirte tu grupo sanguíneo inmediatamente. En Bélgica, se requiere una orden por escrito de un médico para averiguar tu tipo de sangre. Los tipos de sangre más comunes son A y O. Se conocen sistemas de tipificación sanguínea más precisos (para trasplantes de órganos), pero la tipificación de sangre ABO es la más conocida. Las autoridades de salud pública han estado recopilando estadísticas de tipos de sangre durante más de cien años.

Si tienes poco tiempo o interés para «leer la ciencia», y conoces su tipo de sangre, entonces comienza con la Guía de introducción del Dr. Adamo .

Quién eres

Tu tipo de sangre es parte de quién eres, tu identidad biológica. Viene de tus padres y de sus padres, etc. Si no conoces tu tipo de sangre, no sabes quién eres. Tu tipo de sangre no solo es genético, sino también metabólico. En otras palabras, afecta tu digestión. Las ideas y los métodos de los Drs. D’Adamo y Mozzi se resumen aquí:

  1. No hay un conjunto óptimo de hábitos alimenticios saludables para todos. Específicamente, el veganismo puede ser saludable, incluso terapéutico, para algunas personas, pero puede ser poco saludable para otras. Del mismo modo, comer carne roja de buena calidad con moderación puede ser saludable para algunas personas con, pero ligeramente «venenoso» para otras. La misma dicotomía se aplica al café, agua carbonatada, plátanos, moras, puerro, batatas, lentejas, soja, equinácea, cacahuetes y otros. Lo que es saludable para usted puede no ser saludable para mí y viceversa. Esto puede ser difícil de aceptar para muchas personas. Lo único que se conoce es la propia digestión. Muchas personas asumen que lo que es saludable para ellos también es saludable para todos, ya que todos somos humanos. Sí, todos somos humanos, pero no somos iguales.  Cada uno somos bioquímicamente individuales. En resumen, el cuerpo es un jardín, pero tu jardín no es mi jardín.

  2. El tipo de sangre afecta la digestión (su metabolismo), como la acidez natural del estómago en reposo, la secreción de las enzimas digestivas y, posiblemente, el equilibrio del hierro.

  3. Dependiendo de tu grupo sanguíneo, ciertos alimentos son saludables, neutros o poco saludables para ti. Los alimentos saludables mantienen la sangre delgada, mientras que los alimentos no saludables hacen que la sangre se coagule muy ligeramente. Los detalles tienen que ver con una reacción selectiva entre la sangre y las lectinas en los alimentos, dependiendo de tu tipo de sangre específico y de los alimentos específicos.

Comida para tu alma

Todo el mundo quiere estar sano. Tu espíritu tiene una fuerza y energía vitales, que quieren que tu cuerpo esté sano. Sobre todo, este impulso primigenio depende de estar libre de lo que te hace insalubre, incluyendo alimentos que interfieren con tu digestión y no te nutren. La idea principal es mejorar la digestión, lo que resulta en un peso saludable y longevidad. La buena salud depende de una digestión óptima. ¿Qué es la digestión óptima? Comienza con una ausencia de estreñimiento, distensión abdominal, diarrea, dolores de estómago, y exceso de gas. Continúa con la absorción y asimilación de los nutrientes de los alimentos en la sangre, tejidos, órganos y huesos. Una buena digestión termina literal y figurativamente con la excreción regular y saludable de residuos y toxinas. Tres deposiciones al día son típicas de una digestión saludable. Una buena digestión conduce a un peso saludable y a un envejecimiento saludable. ¿Qué te importa más, tu salud o tus hábitos?

Pruébalo y verás

¿Por qué no intentas comer según tu grupo sanguíneo durante una a tres semanas y luego ves cómo te sientes? Escribe un plan de comidas y sigue con él. No tienes nada que perder. Ten en cuenta que no hay ninguna restricción en el tamaño de la porción. No es necesario contar calorías. Por supuesto, es mejor no exagerar y comer con moderación, pero come todo lo que quieras. Simplemente ten en cuenta que, incluso con moderación, los alimentos que deben evitarse deben excluirse por completo. En otras palabras, de acuerdo con este método y para obtener resultados óptimos, no hay una cantidad moderada de alimentos que evitar.

Puede ser barato y sabroso

Por cierto, puede costarte  más que donuts, copos de maíz, pizza congelada y refrescos, pero probablemente no te costará mucho más. Incluso puede costarte menos de lo que estás pagando por tus hábitos alimenticios actuales, incluyendo el precio de la mala salud. Si usas hierbas y especias, puedes hacer que tus comidas tengan sabores deliciosos. Simplemente toma algún tiempo en la cocina, por ejemplo para hacer batidos, para vaporizar verduras, para hervir huevos, para cocinar tortillas, para saltear carne de res, pavo o pescado, o para preparar comidas veganas de granos, judías o legumbres.

Las recetas serán incluidas en esta página web, de acuerdo con la comida según tu tipo sanguíneo y señalando el tipo de sangre específico. Algunos alimentos son incluso beneficiosos o neutros para todos los tipos de sangre, como limón, manzanas, peras, dátiles, ciruelas, uvas, espinacas, brócoli, zanahorias, bacalao, sardinas, salmón, almendras, nueces y jengibre. El libro del Dr. Peter D’Adamo,«Eat Right 4 Your Type«, tiene los detalles completos por grupo sanguíneo de alimentos que son beneficiosos, neutrales y que deben evitarse (potencialmente inflamatorios). Incluye recetas para cada tipo de sangre. Bloodtypefood.com es una referencia multilingüística (también para la traducción) de los alimentos por tipo de sangre.

Alimentación según el tipo sanguíneo – en detalle

El Dr. Peter D’Adamo continuó la investigación de su padre, el Dr. James D’Adamo, también médico naturópata. El padre trabajó en balnearios de montaña en Alemania y Suiza en la década de 1960. La gente fue a estos balnearios para recuperarse de la cirugía y para su salud. Disfrutaban del aire limpio de la montaña y se les servía comida vegetariana fresca. El padre observó claramente que algunas personas recuperaban su salud, mientras que otras no. Cuando fue a sus archivos, encontró que la mayoría de los que no recuperaban su salud tenían el tipo de sangre O. Más tarde observó que las personas con el tipo de sangre O tendían a recuperar su salud después de comenzar a comer huevos o carne de nuevo.

 

Cómo probarlo

Es posible que ya evites ciertos alimentos. Si es así, aún así podrías utilizar este método para evitar o sustituir otros alimentos durante una a tres semanas, y luego ver cómo te sientes. Por otro lado, es posible que hayas comido la misma comida desde tu infancia. Puede recordarte momentos felices de la infancia. Puede recordarte tu sentido de identidad nacional o de otro tipo. Si la alimentación según el tipo sanguíneo excluye estos alimentos para tu tipo de sangre, podrías intentar cortar estos alimentos uno por uno, como el trigo o los lácteos,durante una semana, y luego ver cómo te sientes. ¿Qué te importa más, tu salud o tus hábitos?

También podrías considerar cortar un alimento cada vez, durante una o tres semanas, y luego volver a comerlo. Si te sienta mal (afecta a tu digestión), entonces sabes que este alimento no es saludable para ti, incluso si te recuerda a una infancia feliz o a tu origen. Haz tu propio experimento. No tienes nada que perder, y eres el único que puede evaluar y mejorar la salud de tu digestión. La salud comienza en el intestino.

Tabla de alimentación según el tipo sanguíneo

De acuerdo a la alimentación según el tipo sanguíneo  y la última edición de«Comer a la derecha 4 tu tipo», la siguiente tabla enumera:

  • Cuatro grupos de sangre – O, A, B, AB – y sus proporciones típicas de la población en la mayoría de los lugares de la tierra
  • Alimentos más comunes que son beneficiosos
  • Alimentos más comunes que deben evitarse.
Tipo de sangre Saludable (beneficioso) A evitar
O

35-50%
agua carbonatada, té verde, plátano, ciruelas, higo, mango, arándanos, cerezas, piña, brócoli, espinacas, cebolla, perejil, ajo, perejil, calabaza, nabos, alcachofa, col rizada, rábano picante, batata, frijoles adzuki, ternera, cordero, ternera, sardina, arenque, caballa, bacalao, salmón, semillas de calabaza, nueces, semillas de lino, semillas de cáñamo, aceite de oliva, algas,jengibre, cayena (chile), diente de león, menta, curcuma, algarrobo, fenogreco, … café, café descafeinado, té negro, camomila, licor destilado, aguacate, melón, melón de miel, mandarina, kiwi, naranja, plátano, moras, coco, aloe vera, coliflor, pepino, puerro, champiñones (blanco y shitake), patata, maíz, brotes de alfalfa, berenjena, ruibarbo, aceitunas negras, pepinillos, lentejas, trigo, la mayoría de los frijoles excepto adzuki, leche de vaca, jamón, tocino, cerdo, salmón ahumado, cacahuetes, anacardos, pistacho, semillas de amapola, semillas de girasol, nueces de Brasil, aceite de maíz, ketchup, mostaza, pimienta negra y blanca, pepinillos, equinácea, hierba de San Juan, …
A

35-50%
café, vino tinto, té verde, chamomille, leche de soja, limón, lima, pomelo, ciruelas, albaricoque, higos, piña, moras, arándanos, cerezas, zanahoria, brócoli, apio, espinacas, perejil, rábano picante, col rizada, calabaza (courgette), chirivías, nabos, alfalfa, aloe, puerro, trigo sarraceno, avena, tofu (soja fermentada), amaranto, lentejas, judías negras, judías verdes, judías adzuki, natto, tempeh, miso, bacalao, salmón, sardina, tilapia, semillas de calabaza, cacahuetes, semillas de lino, nueces, ajo, jengibre, canela, perejil, curcuma, hinojo, melaza negra, Hierba de San Juan, equinácea, alholva, espino, valeriana, … té negro, jugo de naranja, leche de coco, cerveza, agua carbonatada, alcohol destilado, naranja, plátano, banana, mango, mandarina, papaya, coco, patata, batata, repollo, tomate, berenjena, aceitunas, chile (cayena), frijoles lima, trigo, ketchup, mayonesa, pepinillos, garbanzos (garbanzos), judías rojas, judías blancas, nueces de Brasil, pistacho, anacardos, aceite de maíz, aceite de coco, margarina, aceite de palma, leche de vaca, ostras, caviar, carne de res, cordero, ternera, hígado, cerdo, tocino, jamón, conejo, pato, chile, (negro, blanco y chile), gelatina, aspartamo, vinagre (todos), …
B

10-20%
agua, té verde, té de salvia, té de regaliz, aloe vera, plátano, arándano, sandía, uva, ciruela, papaya, piña, brócoli, zanahoria, remolacha, repollo, col rizada, batata, coles de Bruselas, perritos, coliflor, perejil, berenjena, avena, espelta, mijo, marrón arroz, arroz inflado, cebada, judías pintas, judías lima, queso cottage, queso feta, queso de cabra, mozzarella, yogur integral natural, kéfir, pavo, cordero, conejo, bacalao, sardina, caballa, salmón, nueces, aceite de oliva, jengibre, cayena, rábano picante, melaza de tiras negras, ginseng, regaliz, … agua carbonatada, licor destilado, leche de coco, leche de soja, aguacate, arándano, granada, coco, aloe vera, alcachofa, maíz, calabaza, aceitunas verdes y negras, rábano, ruibarbo, tomate, amaranto, trigo, cuscús, kamut, trigo sarraceno, garbanzos, centeno, arroz, soja, miso, natto, lentejas, judías adzuki, pollo, pato, jamón, cerdo, tocino, semillas de calabaza, cacahuetes, semillas de sésamo, tahini, pistachos, semillas de girasol, pistacho, ketchup, aceitunas verdes y negras, queso azul, helado, mejillones, anguila, cangrejo, trucha, salmón ahumado, rana, caracoles, langosta, pimienta blanca, stevia, canela, …
Ab

3-8%
té verde, camomila , té de ginseng, limones, pomelo, sandía, piñas, uvas, higos, arándano, alfalfa, kiwi, remolacha, brócoli, col rizada, chirivía, nabos, batata, perejil, apio, pepino, coliflor, pepino, avena, mijo, arroz integral, centeno, espelta, tofu (soja fermentada), harina de soja, lentejas verdes, judías blancas, tofu, miso, natto, tempeh, huevos, queso cottage, queso feta, queso de cabra, mozzarrella, ricotta, yogur, bacalao, sardinas, caballa, salmón, aceite de oliva, cacahuetes, nueces, cacahuetes, sardina, bacalao, pavo, ajo, jengibre, orégano, perejil, rábano picante, miso, espino diente de León, cardo de leche, regaliz, equinácea, melaza negra, … café, té negro, zumo de naranja, alcohol destilado, plátano, naranja, mango, aguacate, arándano, granada, coco, aloe vera, alcachofa, maíz, shitake, rábano, ruibarbo, aceitunas negras, (chile), trigo sarraceno, garbanzos, kamut,  judías pintas, judías negras, judías de lima, judías adzuki, queso brie, camembert, parmesano, provolone, leche de vaca, helado, salmón ahumado, trucha, cangrejo, rana, langosta, ostra, pollo, carne de res, cerdo, tocino, ternera, semillas de calabaza, semillas de sésamo, tahini, gelatina, mostaza (con trigo y vinagre), salsa de soja, algarrobo, vinagre (todos), mantequilla, pimienta negra, cayena/pimienta roja, …

brócoli fresco en un tazónNota bene. Algunos alimentos son beneficiosos para todos los tipos de sangre, como el brócoli. La tabla anterior no está completa. Es simplemente parte del método detallado de alimentación del tipo de sangre. Algunos alimentos menos comunes no están incluidos. Muchos alimentos son neutrales para el grupo sanaguíneo. Los alimentos neutros no se enumeran aquí. Algunos alimentos neutros pueden ser muy saludables para tí debido a su contenido en minerales o vitaminas. Eres bioquímicamente individual, por lo que puedes encontrar que tu digestión puede tolerar pequeñas cantidades de un alimento a evitar o que no  puedes tolerar alimentos que crees que son beneficiosos. Si has acumulado toxinas ambientales o inflamación en todo tu cuerpo a lo largo de tu vida, entonces es posible que tengas reacciones a ciertos alimentos independientemente de tu tipo de sangre. Para obtener una lista completa de los alimentos por tipo de sangre, lee el libro o lee la página web de alimentación según el grupo sanguíneo del Dr. D’Adamo. Para comenzar con la alimentación de tipos de sangre, haz clic en la guía para comenzar con la alimentación según el grupo sanguíneo desde la página web. .

No funciona para todos

Muchas personas informan de que este método funciona para ellos, pero no funciona para todo el mundo. Para probarlo a fondo, pruébalo durante al menos una semana, posiblemente durante tres semanas, comiendo solo alimentos saludables (beneficiosos) o neutrales y excluyendo completamente los alimentos que deben evitarse para tu tipo de sangre. Otra forma de experimentar es cortar un determinado alimento durante al menos una semana, posiblemente tres semanas, y luego intentarlo de nuevo en una comida mono una semana más tarde. Entonces mira cómo te sientes. Escucha a tu cuerpo. Tu cuerpo y tu sistema digestivo te enviarán mensajes. Una vez más, ¿qué te importa más, tu salud o tus hábitos?

Para buscar un alimento específico que no esté en la tabla anterior y si es saludable para tu tipo de sangre o no, al menos de acuerdo con el método de alimentación según el tipo sanguíneo y el Dr. D’Adamo, primero conoce o descubre tu propio tipo de sangre y luego:

  • Haz clic en la búsqueda de un alimento específico, el programa TypeBase V de D’Adamo on-line,
  • Introduce parte del nombre del alimento específico y, a continuación, selecciona de la lista,
  • Observa la fila de cajas con tipos de sangre – A B AB O – y los colores posibles. Verde significa beneficioso. El amarillo claro es neutro. Naranja claro significa, a evitar. Gris claro es a evitar.

¿Qué valoras más – tu salud o tus hábitos?

Si alguno de tus alimentos favoritos está en la lista de alimentos que debes evitar  por tu grupo sanguíneo, prueba intentar dejarlos durante al menos una semana y luego observa cómo te sientes. Si funciona para ti, probablemente continuará, si valoras tu salud. ¿Qué valoras más: tu salud o tus hábitos? Para probar comer según la alimentación según el tipo sanguíneo, simplemente no comas lo que se debe evitar. Come solo lo que es beneficioso o neutral. Esto restringe las opciones, pero la lista incluye muchos alimentos para cada tipo de sangre. Una vez más, la tabla anterior está incompleta. Los detalles completos están en el libro y en la página web. Si conoces tu tipo de sangre, podrías empezar con la Guía de introducción del Dr. D’Adamo .

¿Por qué esto funciona?

Funciona, porque mantiene tu sangre delgada, natural, sin aspirina. Específicamente, hay una reacción selectiva entre las lectinas en los alimentos y los antígenos en la sangre, dependiendo del alimento específico y de tu tipo de sangre. Esta reacción adelgaza ligeramente la sangre, coagula ligeramente la sangre o no tiene ningún efecto sobre la viscosidad de la sangre. Para obtener una lista de la distribución aproximada del tipo de sangre en Europa, haga clic en Distribución europea del tipo de sangre por país.

¿Qué son los tipos de sangre?

¿Cómo sabemos acerca de los tipos de sangre? En los hospitales de finales del siglo XIX, estaban matando a personas con transfusiones de sangre fallidas. En 1901, el Dr. Karl Landsteiner, un médico en Viena, Austria, tomó muestras de sangre del personal de su laboratorio. Los mezcló y observó que algunas combinaciones coagulaban ligeramente (aglutinados o formaban grumos) y otras no. El descubrimiento del Dr. Landsteiner condujo al sistema de tipo sanguíneo ABO – y la posibilidad de transfundir sangre sin matar a la gente. Se conocen otros sistemas de tipado sanguíneo más precisos, por ejemplo para predecir la compatibilidad de los órganos trasplantados.

Independientemente, en la década de 1940, el Dr. William C. Boyd en la Universidad de Boston y el Dr. Karl O. Renkonen en la Universidad de Helsinki, Finlandia, descubrieron la especificidad del tipo de sangre humano de las lectinas (hemagglutininas). Encontraron que los extractos crudos de la judía de lima(Phaseolus limensis) aglutinaron la sangre tipo A glóbulos rojos pero no células del tipo de sangre B u O, mientras que extractos del guisante espárrago (Lotus tetragonolobus) aglutinado tipo de sangre O glóbulos rojos específicamente.

Antígenos del tipo de sangre

Técnicamente, la molécula que determina tu tipo de sangre es un antígeno. Si se provoca, un antígeno puede estimular la producción de un anticuerpo (una respuesta inmune). Los antígenos también se encuentran en bacterias, hongos y las células de los órganos trasplantados. El antígeno del tipo sanguíneo es una molécula de azúcar que se encuentra en la superficie de los glóbulos rojos. Fuera de ti, si alguien recibe tu sangre donada, es tratada como «otra» por una persona de otro tipo de sangre, que puede llevar un anticuerpo contra ella. Los antígenos particulares que identifican el tipo de sangre A, B, AB u O no se limitan a los seres humanos ni se limitan a la sangre. Estos antígenos también se encuentran en la lengua, los pulmones, el revestimiento del estómago, los intestinos, el páncreas, el hígado, el ovario, la próstata, en las secreciones y en otros animales.

¿Qué son las lectinas?

Las lectinas son proteínas que se encuentran en muchos alimentos. Durante y después de la digestión y absorción, lectinas específicas reaccionan con la sangre y con el sistema digestivo. Esta reacción hace que la sangre se aglutine (espesa) ligeramente, o se vuelva ligeramente más delgada, o se mantenga constante en la viscosidad, dependiendo del alimento específico y el tipo de sangre específico. Un ligero engrosamiento puede inflamar el sistema digestivo. Así que ciertos alimentos para ciertos tipos de sangre son beneficiosos, que deben evitarse, o neutrales, basados en muchas observaciones de esta reacción, según los médicos que han estudiado esto. Los resultados individuales pueden variar ligeramente. Este video de cuatro minutos describe brevemente las lectinas.

Por cierto, D’Adamo también describe lo que él llama el estado de «secretor», que depende de si las proteínas de tipo sanguíneo específicas se encuentran sólo en la sangre o también en las secreciones del cuerpo. Ofrece una prueba patentada del estado del secretor. No me he hecho una prueba para esto. La alimentación según el tipo de sangre es posible sin el detalle del estado del secretor. Dice que el ochenta por ciento o más de la gente son secretores. D’Adamo también vende suplementos, pero no estás obligado a comprar suplementos alimenticios para probar esta idea. No compro ni recomiendo suplementos.

ABO para llevar

Las autoridades médicas han mantenido totales estadísticos de tipos de sangre durante cien años, desde que el Dr. Landsteiner descubrió los tipo de sangre. La distribución estadística de los tipos de sangre varía ligeramente de un país o región a otro. En total, en la mayoría de los países y regiones de la tierra, el tipo de sangre O suele componer entre el treinta y cinco y el cincuenta por ciento de la población. El tipo de sangre A compone entre el treinta y cinco y el cincuenta por ciento de la población. El tipo de sangre B compone entre el 10 y el veinte por ciento de la población. El tipo de sangre AB compone entre el tres y el ocho por ciento de la población. Las recetas de tipo de sangre B tienden a ser similares a las recetas de tipo de sangre O, con algunas excepciones, mientras que las recetas AB tienden a ser similares a las recetas A, también con algunas excepciones.

Incertidumbre

Incluso el propio Dr. D’Adamo reconoce que este método no funciona para todos. Informa de que de las personas que han leído su libro y le han escrito, el ochenta por ciento están satisfechos o muy satisfechos, como si dijera que el veinte por ciento no estaban satisfechos. Por supuesto, esto es simplemente una anécdota. Su libro no es un libro sagrado para mí. Yo mismo no lo creo completamente. Por ejemplo, dice que para mi tipo de sangre (O), el aceite de coco y el vinagre de sidra de manzana deben evitarse, pero no me parecen socavar mi digestión. A menudo uso aceite de coco para cocinar tortillas y saltear pavo y carne de res. D’Adamo recomienda queso pecorino (oveja) para el tipo de sangre O, pero me parece que no está de acuerdo con mi digestión. Sin embargo, la idea de comer según el tipo de sangre debe ser al menos tenido en cuenta, y muchas personas informan que funciona para ellos. También ha sido confirmado independientemente por el Dr. Pierro Mozzi, un médico italiano.

Pruébalo tu mismo y observa

Una vez más, una prueba real de alimentación  según el tipo de sangre excluiría todos los alimentos a evitar e incluiría sólo alimentos beneficiosos o neutrales. Funciona para mí, y sólo lo sigo al noventa por ciento. En una página popular de venta de libros, el libro de D’Adamo ha recibido casi dos mil reseñas. Más del ochenta por ciento de estas revisiones son de cuatro o cinco estrellas. Esto no prueba nada, por supuesto, pero esto es una gran cantidad de comentarios de libro on line. En conferencias, también he oído a los médicos naturópatas recomendar este método e informar que funciona para sus pacientes.

Otros patrones según el tipo sanguíneo

El padre del Dr. D’Adamo observó otros patrones de diferencias anatómicas y fisiológicas por tipo de sangre. Por ejemplo, ciertos tipos de ejercicio y ciertos nutrientes tienden a ser más deseables para ciertos tipos de sangre que para otros. La siguiente tabla enumera los tipos de sangre, patrones anatómicos y fisiológicos, ejercicio deseable, y nutrientes deseables y qué alimentos los contienen, según el Dr. D’Adamo y su padre. Si tienes una afección médica, consulta con un médico.

Nota bene. Se trata de meras sugerencias y observaciones de patrones de los Doctores. D’Adamo. Tú puedes ser una excepción. Puede que no seas una excepción. Hay algunas investigaciones sobre la susceptibilidad estadística de uno u otro tipo de sangre a ciertas enfermedades. El tipo de sangre tiene un significado metabólico. Si tienes una afección médica, consulta con un médico. Estos datos son de Drs. D’Adamo:

Tipo de sangre Patrones de anatomía y fisiología Ejercicio recomendado Nutrientes deseables
O

35-50%
ácido estomacal alto (pH muy bajo),
digestión rápida,
sistema inmune más fuerte,
tiroides más débil,
susceptibilidad a la artritis y úlceras,
sangre más delgada que coagula más lentamente
ejercicio aeróbico extenuante, como correr, andar en bicicleta, nadar o levantar pesas, temprano en el día complejo de vitamina B (verdes oscuros, frutos secos, frutas, carne, hígado, pescado, huevos, levadura de cerveza), vitamina K (kale, espinacas, hígado, yemas de huevo), calcio (sardinas con huesos, salmón, brócoli, perejil, semillas de sésamo, alholva, almendras, algarrobo, mijo), yodo (marisco, pescado de agua salada, algas, algas, engrosamiento de vejiga), manganeso (clavo), regaliz, posiblemente regaliz desglicarrezinado
A

35-50%
bajo ácido estomacal,
digestión más lenta y adaptable, sistema inmunitario más débil, susceptibilidad a enfermedades cardíacas y diabetes,
sangre más gruesa que coagula más rápidamente
ejercicio anaeróbico, como yoga, estiramiento, caminata a paso ligero, golf, baile vitamina B12 (miso, tempeh, natto, pescado, huevos), vitamina C (cítricos, piña, brócoli, bayas, cerezas), vitamina E (nueces, cacahuetes, verduras de hoja), calcio (leche de soja, tofu, almendras, espinacas, brócoli, queso de cabra o de oveja, huevos, sardinas), hierro (remolacha, higos , melaza, lentejas, judías), zinc (semillas de calabaza), selenio (ajo), cromo, espino, equinácea, camomila, valeriana, cardo de leche
B

10-20%
tiende hacia las características O equilibrio del ejercicio aeróbico y anaeróbico magnesio (vegetales de color verde oscuro, clorofila), regaliz (con precaución), bromelina (piña), adaptógenos (ginkgo biloba, ginseng, rodiola), lecitina (soja)
Ab

3-8%
tiende hacia las características A ejercicio anaeróbico y calmante vitamina C (limón, pomelo, piña, brócoli, bayas, cerezas), zinc (semillas de calabaza), espino, equinácea, camomila, valeriana, cardo de leche

Estadísticamente, el tipo de sangre Os vive más tiempo que el tipo de sangre As, pero ten cuidado con las estadísticas. No eres una estadística. Eres un individuo. Mientras estés vivo, no quieres convertirte en una estadística.

Críticas

La alimentación según los tipos de sangre tiene muchos escépticos y críticos. Por lo que he observado, los críticos no han leído el libro ni probado el método por sí mismos.

Los críticos a menudo afirman que la idea de comer según el tipo de sangre ha sido«desacreditada». Sin embargo, si lees su referencia en detalle, encontrarás que la alimentación del tipo de sangre nunca ha sido completamente probada en un grupo que por tipo de sangre han excluido completamente lo que se debe evitar e incluyen sólo lo que es beneficioso o neutral. ¿Quién patrocinaría un juicio de este tipo? No hay ninguna patente en juego. El Dr. D’Adamo responde a varios críticos.

Los críticos afirman además que cualquier ganancia de salud de la alimentación del tipo de sangre se debe simplemente a comer más frutas y verduras, en otras palabras simplemente debido a comer más alimentos saludables en general. Esto es posible, pero pasa por alto antígenos del tipo sanguíneo ABO, lectinas, y la reacción selectiva entre antígenos de tipo sanguíneo y lectinas, que se conoce desde la década de 1940. También pasa por alto la selección de verduras específicas, frutas, frutos secos, semillas, y fuentes de proteínas basadas en la idea y el método de la alimentación según el grupo sangúneo. Algunas frutas y verduras son saludables para un tipo de sangre, pero no para otro.

Otra crítica es que comer según el tipo sanguíneo es una «dieta de moda». El Dr. James Adamo publicó su libro sobre este tema en 1980. Su hijo publicó su libro en 1996 y luego publicó una edición revisada en 2016. Si esto fuera una «dieta de moda», ¿cómo duró casi cuarenta años? Muchas dietas de moda son promovidas por un médico u otro defensor. A menudo, han encontrado lo que funciona para ellos y para sus pacientes, pero pasan por alto la individualidad bioquímica. No prueba nada, por supuesto, pero el hijo afirma haber vendido más de siete millones de copias de su libro, incluyendo traducciones a al menos cincuenta idiomas. Además, el Dr. Piero Mozzi, MD ha confirmado independientemente en su libro la alimentación según el grupo sanguíneo. ¿Es esto una evidencia de una «dieta de moda»?

A veces los críticos tergiversan la idea de comer según los tipos de sangre. Afirman que es una dieta «baja en carbohidratos, alta en proteínas». Estas afirmaciones son absurdas. Los carbohidratos incluyen verduras y frutas. D’Adamo y Mozzi recomiendan cantidades modestas de proteína, ya sea proteína animal para los tipos O y B o proteínas vegetales para el tipo A y AB.

Los críticos académicos de la alimentación del tipo de sangre tienden a señalar que hay otro sistema de tipado de sangre más detallado llamado HLA (antígeno leucocito humano). Este sistema se utiliza para reducir el riesgo de rechazos de órganos trasplantados y médula ósea. Es independiente de los tipos de sangre ABO. Esto no contradice la posibilidad de que el tipo de sangre ABO no sólo sea genético, sino también metabólico. Además, afirman que hay estudios en el campo de la «nutrigenética» o «nutrogenómica» que contradicen la idea de comer según el tipo de sangre. ¿Cuáles son estos estudios específicos? Ten en cuenta que muchos estudios nutricionales académicos formales a menudo se contradicen entre sí. Sin embargo, algunos de los críticos académicos pueden ser verdaderos cortavientos en el tema de los tipos de sangre HLA y nutrigenética.

Por otro lado, en mi opinión, una crítica válida es que el origen de los diferentes tipos de sangre no está claro. D’Adamo especula que el tipo de sangre O era el tipo de sangre original cazador-recolector. Según él, el tipo de sangre A evolucionó para adaptarse al cultivo de trigo, maíz y arroz hace casi diez mil años. El tipo de sangre B evolucionó para adaptarse a una vida nómada, pastorear animales y comer lácteos. ¿Cuál es la evidencia de esta evolución? ¿Cuál es la evidencia de la teoría de la evolución en general? Esto no está claro para mí. Todos estos antiguos habitantes están muertos y desaparecidos. Tierra a tierra, cenizas a cenizas y polvo a polvo. Además, los antígenos que definen el tipo de sangre ABO también se encuentran en otras especies de animales que los seres humanos.

Lo que tampoco está claro para mí es el método de D’Adamo para asignar cada alimento específico por tipo de sangre a cada categoría – beneficioso, neutral, o a evitar. Si intentas aplicar este método a otras regiones de la tierra, como Africa, América Latina o Asia, donde ciertos alimentos son comunes pero no enumerados en su libro, ¿cómo determinaría la categoría de los alimentos por el tipo de sangre, al menos de acuerdo con su método? Esto no está claro y no se especifica en el libro. Tal vez D’Adamo y su padre simplemente han mantenido registros durante los últimos cincuenta años y notaron patrones de alimentos y tipos de sangre. Tal vez no haya otra metodología específica que este reconocimiento de patrones. El libro omite una metodología para explicar la selección de alimentos por tipo de sangre.

Cualquiera que sea el origen de los tipos de sangre y la metodología específica de la selección, en la práctica este método funciona para muchas, muchas personas, aunque no para todo el mundo. Se basa en lectinas y observaciones de la reacción selectiva entre las lectinas y la sangre. Esta reacción coagula ligeramente la sangre, adelgaza ligeramente la sangre o no tiene ningún efecto sobre la viscosidad de la sangre.

Si también aplicas otras ideas, como la combinación de alimentos, el equilibrio ácido-alcalino, la desintoxicación, las eliminaciones (azúcar, lácteosy trigo) y la crononutrición,entonces aumentas en gran medida la posibilidad de que la alimentación del tipo de sangre pueda funcionar para ti. Incluso puede ser barato, particularmente en comparación con el precio de la mala salud, incluyendo:

  • Frutas y verduras
  • Huevos, pescado, pollo, pollo, carne de res (para tipos O y B) o granos, judías, y legumbres (para tipo A y AB)
  • Nueces y semillas
  • Hierbas y especias.

Conclusión

Incluso dentro del mismo tipo de sangre, somos individuos. Un enfoque posible es mirar la lista de alimentos que se deben evitar para tu tipo de sangre. Si comes alguno de los alimentos que debes evitar para tu tipo de sangre, puedes evitarlos durante una o tres semanas y sustituirlas. Observa cómo te sientes después de una semana. Si tienes más energía o te sientes mejor, continúa.

Si tienes el tipo de sangre A, evita la carne roja durante una o tres semanas. Incluya huevos de buena calidad, pescado, pollo, pavo o proteína vegetal en su lugar, y luego observa cómo te sientes. Para completar la prueba, vuelve a comer carne roja y observa cómo te sientes. Si sientes estreñimiento, distensión abdominal, diarrea, dolores de estómago o exceso de gas después de comer la carne, entonces probablemente sepas que no es saludable para ti comer carne roja.

Si tienes el tipo de sangre O, intenta evitar todo el trigo (pan, cereales, pasta, galletas, pasteles, galletas, cuscús y cerveza), durante una o tres semanas, y luego observa cómo te sientes. A continuación come un poco de trigo, y mira cómo te sientes. Si interfiere con tu digestión, entonces sabrás desde lo profundo de tu corazón que no es saludable para ti. Tu alma quiere que tú y tu cuerpo estén sanos. Déjalo. Deja tus hábitos para ganar tu salud.

¿Por qué tenemos diferentes tipos de sangre? ¿Cuál es el origen de cada uno de los tipos de sangre? Nadie puede responder a estas preguntas con certeza. Es un misterio. Estas preguntas no son relevantes para las preguntas principales – ¿podría o funciona esto para ti? Esto es lo que te importa, no los detalles teóricos. Eres el único que puede responder a la pregunta de si esto funciona para ti, porque eres el único que puede evaluar tu digestión. Si tu digestión ya es sana, no hay razón para cambiar tus hábitos. Si no, entonces no tienes nada que perder experimentando, cambiando tus hábitos alimenticios durante una a tres semanas. A continuación mira cómo te sientes.

Para un inicio rápido, si conoces tu tipo de sangre, lee la Guía de introducción. Para obtener más información, lee la página web de D’Adamo, comer según el tipo de sangre según el Dr. Peter D’Adamo. También tiene videos en youtube.

Nota bene. La idea y el método de alimentación del tipo de sangre han sido descritos independientemente por el Dr. Piero Mozzi, MD. Una idea similar, la tipificación metabólica, está relacionada con la alimentación del tipo de sangre. En comparación con la identificación de su tipo de sangre, la identificación del tipo metabólico, oxidante rápido o lento, parasimpático o simpático controlado, no está claro para mí. Por el contrario, todo el mundo sabe o puede encontrar su propio tipo de sangre.

Otros sistemas de tipificación sanguínea son conocidos y utilizados para trasplantar órganos y predecir su compatibilidad. También se conocen otros sistemas de tipificación personal, tal tipo de cuerpo (ectomorfo, endomorfo o mesomorfo), «doshas» en Ayurveda, y la constitución en la antigua medicina china que es fría o caliente y ya sea húmeda o seca. Tal vez estos otros sistemas de tipificación tienen validez para la salud a través de los alimentos, pero el tipo de sangre ABO es práctico para aplicar. ¿Qué valoras más: tu salud o tus hábitos? Una versión condensada de este artículo en forma de diapositivas está disponible aquí.

Referencias

D’Adamo ND, Dr. Peter,«Eat Right 4 Your Type»,G.P. Putnam’s Sons, 1996 (revisado en 2016)
Mozzi MD, Dr. Piero, «La dieta del doctor Mozzi. Tipos de sangre y combinaciones de alimentos«, P. Mozzi, 2017
Christiano ND, Dr. Joe, «Tipos de Sangre, Tiposde Cuerpo y Tú», Siloam, 2008
D’Adamo ND, Dr. James,«La comida de un hombre- esel veneno de otra persona», Salud a través de hierbas, 1980

«Historia de las lectinas …«, Glicobiología, vol. 14, nr. 11, 2004, pdf lento

Renkone, Dr. Karl O. 1948. Estudios sobre hemagglutininas presentes en semillas de algunos representantes de leguminoseae. Ann. Med. Exp. Fenn. (Helsinke) 26: 66-72

Wu O, Bayoumi N, Vickers MA, Clark P, Grupos sanguíneos ABO(H) y enfermedad vascular: una revisión sistemática y metanálisis., J Thromb Haemost. 2008 Ene;6(1):62-9. Epub 2007 Oct 25.

Harris, Jason B., C. LaRocque, Regina, Cholera y ABO Blood Group: Understanding an Ancient Association, Am J Trop Med Hyg. 2016 Aug 3; 95(2): 263–264, doi: 10.4269/ajtmh.16-0440

PubMed en el grupo sanguíneo ABO

Print Friendly, PDF & Email
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x